[Imagen del logotipo de la organización]

 

Noticia 11/06/07

 

Principal
Presentación y Servicios
Equipo Humano
Novedades

Noticia 02/01/07 Noticia 03/01/07 Noticia 15/02/07 Noticia 28/02/07 Noticia 05/03/07 Noticia 02/04/07 Noticia 03/04/07 Noticia 04/04/07 Noticia 23/04/07 Noticia 24/04/07 Noticia 11/05/07 Noticia 14/05/07 Noticia 11/06/07 Noticia 12/06/07 Noticia 13/06/07 Noticia 14/06/07 Noticia 15/06/07 Noticia 28/06/07 Noticia 04/07/07 Noticia 19/09/07 Noticia 08/10/07 Noticia 29/02/08

Las empleadas de hogar podrán cobrar el paro y tener vacaciones seguidas

Las empleadas de hogar desempeñan su labor sin la red que protege a los demás trabajadores. Salarios míseros, jornadas variables e imposibilidad de cobrar el paro caracterizan el día a día de este colectivo, que en buena parte subsiste en la economía sumergida. El Gobierno ultima una ley para que las asistentas equiparen sus condiciones de trabajo a las del resto de empleados a cambio de elevar la cotización, un mínimo de cinco euros al mes. La medida también pretende profesionalizar el sector, que emplea a unas 600.000 personas y que cada vez tiene mayor demanda.


Disponer de un albañil o un fontanero aunque sea durante media hora requiere el pago de impuestos. En cambio, para que una empleada doméstica trabaje 19 horas a la semana en un domicilio no hace falta abonar ni un euro a la Seguridad Social. Es sólo una de las muchas peculiaridades que rodean el trabajo remunerado en el hogar, una actividad cada vez más demandada que desempeñan unas 600.000 personas en España, mujeres en su inmensa mayoría. Son estimaciones oficiales y de expertos del sector, pues en los registros de la Seguridad Social figuran menos de 300.000 cotizantes.


La normativa arcaica que regula a este colectivo y la falta de profesionalización propician el salto a la economía sumergida. Los empleadores sólo están obligados a pagar por ellas si trabajan en la misma casa más de 20 horas a la semana. Cuando la trabajadora acude a varios domicilios -lo más habitual- es ella quien tiene que abonar 146 euros al mes en caso de superar las 18 horas semanales. El resto de situaciones permanece en el limbo jurídico.


Para erradicar estas anomalías, el Gobierno eliminará gradualmente, en siete u ocho años, el régimen especial por el que cotizan las empleadas de hogar. Todas acabarán acogiéndose al régimen general y, por tanto, accederán al Estatuto de los Trabajadores, del que ahora escapan. "Habrá una identidad en los tipos de cotizaciones, en las bases y en las prestaciones", explica el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado.


El primer derecho al que podrán acceder será la prestación por desempleo. Las asistentas están excluidas del sistema, aunque hayan cotizado lo suficiente. Tampoco pueden jubilarse anticipadamente ni tienen la misma cobertura que el resto en caso de enfermedad. Éste es uno de los principales problemas que viven quienes se dedican a esta labor. "Es fulminante el despido de las que se quedan embarazadas o las que caen enfermas", explica Isabel Ochoa, asesora de la Asociación de Trabajadoras de Hogar, radicada en Bilbao. Es una de las pocas entidades que lucha por los derechos de este colectivo disperso y en la sombra.


Algunas de las condiciones que contempla la legislación actual rayan la semiesclavitud. Las empleadas pueden trabajar un máximo de nueve horas.

 

Enviar correo electrónico a toniperez@aiglasierra.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2004 Assessoria i Gestió Lasierra S.L.
Última modificación: 13 de junio de 2007